Blogia
Políticamente... conservador

Izquierda y derecha

Izquierda y derecha Una de las tareas básicas de las ciencias, tanto naturales como sociales, consiste en proporcionar definiciones precisas. Así se evitan las confusiones y se sabe de qué se está hablando. Existe una gran confusión cuando se habla de izquierda y derecha, precisamente, por falta de definiciones.

 

Algunos autores se pasan la vida explicando que los conceptos izquierda y derecha tienen que ver con la situación de los escaños que ocupaban siglos atrás los parlamentarios franceses; otros dicen que la izquierda es la corriente que se preocupa por la suerte de los pobres y que la derecha aboga por los intereses de los ricos, como si fueran cosas irreconciliables. Se ha dado pábulo a estigmas sin fundamento y a glorificaciones igualmente infundadas, de tal forma que la nube de confusión sigue creciendo. Es necesario adoptar definiciones claras, a fin de distinguir el color de los discursos y de las medidas políticas y económicas que se adoptan.

 

Para definir a la izquierda y a la derecha precisamos del concepto de propiedad privada. Se puede decir que un individuo posee la propiedad privada de, digamos, una bicicleta si tiene el derecho de intercambiarla, darla como garantía, regalarla o destruirla, si así lo desea, sin que un tercero lo impida, lo regule o lo controle. Estas cuatro acciones definen con precisión el concepto de propiedad privada: basta que uno de los requisitos no se cumpla para que el concepto se mueva en el terreno de lo nebuloso. Armados de esta definición, podemos pasar a la que nos interesa.

 

Podemos definir la izquierda como la corriente filosófica, política y económica que cree, aboga y lucha por construir un mundo sin propiedad privada. La derecha, por el contrario, cree que es mejor asentar el mundo sobre la propiedad privada. Con estas definiciones se puede entender muy bien el antagonismo entre izquierda y derecha, pues pugnan por principios diametralmente opuestos: una insiste en el respeto por la propiedad privada, la otra quiere destruirla.

 

La izquierda cuenta con multitud de grandes pensadores. El más representativo es Karl Marx, quien claramente propone, en el Manifiesto comunista, la abolición de la propiedad privada para conformar, sin ella, una nueva sociedad. Otros pensadores de izquierda son Friedrich Engels (a pesar de que era empresario), Vladimir Illich Lenin, Stalin, Pierre-Joseph Prouhdon, Mao Zedong, Charles Bethelheim, Rosa Luxemburgo, León Trotski, Oscar Lange, Eduardo Galeano, Norberto Bobbio. Nótese que estos autores nunca defendieron la propiedad privada; al contrario, la consideraban un mal de la sociedad, un engendro del diablo que había que erradicar.

 

Los más representativos teóricos de la derecha son Richard Cantillon, Frédéric Bastiat, Juan Bautista Alberdi, Carl Menger, Böhm-Bawerk, Ludwig von Mises, Friedrich von Hayek, Milton Friedman, Murray Rothbard, Hans-Hermann Hoppe, Jesús Huerta de Soto. Es posible que estos mismos autores nunca se hayan calificado como "pensadores de derecha", pero todos ellos defienden la propiedad privada como pilar de una sociedad civilizada.

 

Viejos estadistas de izquierda fueron Lázaro Cárdenas, Adolfo Hitler, Benito Mussolini, Fidel Castro y Pol Pot. De entre los estadistas de derecha podemos recordar a Thomas Jefferson, a Juan Bautista Alberdi, a Porfirio Díaz, a Margaret Thatcher, a Ronald Reagan, a Václav Klaus, a Deng Xiaoping.

 

También podemos distinguir a los actuales Gobiernos de derecha, como los de Irlanda, Estonia, Nueva Zelanda, Hong Kong y China, que están tratando de reconstruir la sociedad sobre la base del respeto a la propiedad privada (desregulan, privatizan, reducen impuestos, etc.), de los de izquierda, por ejemplo los de Corea del Norte, Cuba, Bolivia, Venezuela y Zimbabue, que destruyen la propiedad privada: suben los impuestos, imponen reglamentos, acometen nacionalizaciones y tratan de pasar todo a manos del Estado.

 

Por cierto, el mundo está gobernado por la izquierda en más del 80%. También hay que reconocer que hay Gobiernos que caminan a oscuras y se llaman de centro, para mostrar su indefinición.

 

En resumen, para saber si una política, propuesta o anhelo es de derecha o de izquierda basta saber qué posición adopta ante el concepto de propiedad privada. Y si alguien quiere saber si es de derecha o de izquierda, basta con que se pregunte: ¿respeto la propiedad del prójimo, o trato de robar, traspasar o destruir la propiedad de otros?

 

© AIPE

 

Por SANTOS MERCADO REYES, profesor de Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana (México).

Libertad Digital, suplemento Ideas, 31 de enero de 2007

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres