Blogia
Políticamente... conservador

La «checa» de Bellas Artes

N o sé qué tiene el Círculo de Bellas Artes que en cuanto se juntan ahí cuatro rojos sólo se les ocurre montar una «checa» y ponerse a ordenar paseos, a dictar sentencias de muerte, literales o metafóricas. La primera «checa» de Bellas Artes, una especie de cadena de montaje en la que entraba un hombre y salía un cadáver, funcionó durante el tiempo del «paqueo», cuando según Foxá nadie se atrevía a parar un taxi con la mano extendida por no ser asesinado por las milicias comunistas. Y tuvo como cómplice y presencia ornamental a Rafael Alberti, bolchevique de atrezo que, cuando no estaba pasmado en su bucolismo de palomas equivocadas, contribuía al intento de sovietizar España enviando cada tarde a unos cuantos desgraciados a las fosas comunes de la Casa de Campo y de Paracuellos: esos muertos en los que jamás reparan las actuales fundaciones que pretenden defender la memoria histórica. Precisamente a la fragilidad de esa memoria histórica, y a su manipulación por la propaganda del Régimen democrático, hay que atribuir la desfachatez impune de que, hoy en día, los herederos de aquellos verdugos ¬Llamazares y por ahí¬, sin renunciar a un solo concepto ni pedir perdón, puedan impartir lecciones democráticas y hablar de libertad: ellos, «Nosotros los rojos», que esclavizaron y mataron a millones.

   Y en fin, que aunque de forma metafórica, pero no por ello menos reveladora de un carácter sectario, la nueva «checa» de Bellas Artes ha vuelto a dictar una sentencia de muerte: esta vez el paseo se lo han dado a Mendiluce unos aprendices de comisario político ¬Sabina y por ahí¬ que ya quisieran poder decir que su pluma vale lo que una pistola de capitán: fuera máscaras, éstos son los demócratas. A todas ésas, uno va a terminar simpatizando con Mendiluce, náufrago agarrado al exhibicionismo como tabla de salvación y que, cada vez que cree haber llegado a una playa, es arrojado de nuevo el mar porque en ninguna parte es «uno de los nuestros».

David Gistau

La Razón, sábado 24 de mayo de 2003

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres