Blogia
Políticamente... conservador

El Líbano, en la encrucijada

Hezbolá, ese partido de Dios (eso significa su nombre) que sirve a dos diablos bien distintos: la dictadura nacionalsocialista siria y la mulocracia iraní, ha vuelto a atacar a Israel desde ese país minuciosamente destrozado por los enemigos de la libertad: el Líbano.

El Líbano. Lo llamaban en tiempos "la Suiza del Mediterráneo". Luego, por obra y gracia del baazismo criminal, los asesinos de la OLP y demás ralea, degeneró hasta tal punto que el nombre de su capital, Beirut, se empleaba en los idiomas occidentales para componer metáforas alusivas a una gran devastación. Ha sido durante decenios una colonia de la Siria de los Asad, que sólo a regañadientes, y debido a la presión tanto de la calle libanesa como de la comunidad internacional, se retiró en 2005. ¿Se retiró?

Los libaneses deben volver a salir a la calle y defender su país de quienes quieren nuevamente derruirlo o someterlo. La Revolución de los Cedros no ha terminado, ni mucho menos. En juego está la mera supervivencia nacional: el Líbano o Siria/Irán/Hezbolá. No hay alternativa. A estas alturas (y con el recuerdo del asesinado Hariri aún bien vivo en la memoria colectiva) deberían tenerlo claro.

En cuanto a Israel, ¿qué debe hacer? ¿Negociar? "¿Cómo negociar –se pregunta nuestro columnista Marcelo Birmajer– cuando no hay tierras que ofrecer a cambio de paz?". "¿Cómo negociar –prosigue– con un grupo terrorista cuyo único objetivo es matar judíos?". Israel, pues, tampoco tiene opción: sólo le queda mantenerse firme. Como ya dejamos escrito en estas mismas páginas a últimos de junio, no hay nada que negociar con terroristas. "Que les quede claro. A ellos, a sus cómplices y a los pescadores en aguas turbulentas", escribimos como colofón. Entonces, ahora y siempre. Cuantas veces sea.

Editorial de Libertad Digital, 13 de julio de 2006

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres