Blogia
Políticamente... conservador

Europa y EUA: multiculturalismo y Unilateralidad

Cómo Europa y América se enfrentan a su futuro y al Islamismo: la auto-negación multicultural o la lucha unilateral.
 
Desde el 11S y el 11M en Occidente hay básicamente dos actitudes político-sociológicas. Por un lado, una amalgama de negacionistas, cesionistas-apaciguadores y multiculturalistas. Por otro lado, encontramos a aquellos que están dispuestos a mirar cara a cara al enemigo interno y externo -el nacionalismo y el islamismo- y a enfrentarse con ellos. Los primeros niegan que estemos en una guerra global. Pero dado que el ataque a Occidente es un hecho real y tangible echan la culpa sobre todos nosotros y nuestros valores. Insisten en que hay otras sociedades con otras culturas que históricamente se han visto machacadas por Occidente. Y esto se propaga como una verdad incuestionable. Por lo tanto lo que Occidente debería hacer es pedir perdón y ceder a las pretensiones políticas, culturales y mentales de esas otras sociedades, culturas y religiones. Sólo así se puede apaciguar tanto odio contra Occidente y poner fin a los problemas.En base a estos postulados la amalgama de negacionistas, cesionistas-apaciguadores y multiculturalistas reclama un nuevo modelo cultural: la alianza de civilizaciones y la equiparación e igualación de culturas, valores y tradiciones. Alcanzada esta meta al fin se viviría en una indefinida "paz cósmica": la Nueva Era.El éxito cultural, social, económico y político de esta propuesta reside en que mediante ella es posible suprimir del consciente y subconsciente -individual y colectivo- la enorme zozobra y turbación que pudiera ocasionar el espectro de una guerra global sin límites geográficos y temporales. Las consecuencias de esta conducta son muy graves: se subvierten y se eliminan nuestras raíces judeocristianas, produciéndose el vaciado cultural que lleva al colapso y, finalmente, al derrumbe de Occidente.Ante el islamismo en la Unión Europea domina la mentalidad cesionista-apaciguadora y multiculturalista, tanto entre las elites políticas y económicas como entre la población. Sin embargo en Estados Unidos todavía hay importantes sectores que se resisten a ceder posiciones ante esta ruina cultural. A Europa le falta lo que Estados Unidos aún tiene: la conciencia de que las raíces de su ser residen en los valores judeocristianos y la convicción de que a esto no se puede renunciar.Los datos son bien claros: los Estados Unidos cuentan con una población de 280 millones de personas, un PNB de 7 billones de dólares y emplea en defensa más de 272 mil millones de dólares. Mientras la Unión Europea, abarcando una población de unos 375 millones de personas y con un PNB cercano a los 10 billones de dólares, apenas gasta 130.000 millones de dólares en defensa. Además la Unión Europea rechaza equiparar su presupuesto militar al de los Estados Unidos y reacciona ceñuda y airadamente ante cualquier propuesta militar y de defensa que provenga del gobierno norteamericano.Esta es la situación que ha obligado a los Estados Unidos a realizar intervenciones militares en diversas partes del mundo casi en solitario y de modo unilateral bajo la doctrina de la anticipación. Ante el cesionismo europeo Estados Unidos ha optado por derrotar al enemigo y occidentalizarlo. Al contrario que la Unión Europea, Estados Unidos ha optado por defenderse por lo que al mismo tiempo está defendiendo a Occidente. Para ello ha proyectado crear un Gran Oriente Medio. Y pretende hacerlo realidad incluso en solitario si fuese preciso.Esta Grand Estrategy norteamericana se sustenta sobre un pilar primordial: acabar con los regímenes islamistas y levantar estructuras políticas basadas en mentalidades guiadas por los valores y principios de la democracia liberal. Este ideal no es nuevo. Ataturk lo llevó a cabo en Turquía. También se desarrolló con éxito en Alemania con el plan de desnazificación y en Japón con los programas reeducación. Por lo tanto pretender generar un cambio mental y cultural en la Umma no es una fantasía ni un sueño. Requiere convicción, fortaleza, templanza y también justicia y prudencia. Y capacidad para soportar y vivir el sufrimiento.En contraposición, la Unión Europea -y su sociedad- no está dispuesta a realizar sacrificios por lo que ha renunciado a sí misma. A corto y medio plazo es más sencillo, menos costoso y doloroso pactar con el enemigo y ceder. Alianza de Civilizaciones, lo llaman los políticos europeos. Este es el camino directo al abandono de los principios que constituyen la base de toda sociedad libre y democrática.Sin embargo Europa no siempre ha sido así. La, antiguamente llamada, Cristiandad no fue un mundo y una cultura negacionista de sí misma ni cesionista ante sus enemigos. Durante la Edad Media Europa fue un mundo de continuado renacimiento y de permanente defensa audaz de su propio ser greco-romano y cristiano frente a la amenaza del Islam. Éste fue también el espíritu que suscitó la decisión de emprender las Cruzadas llevando la defensa de la Cristiandad al territorio conquistado por el Islam. Esta acción estuvo sostenida por la conciencia colectiva de Recuperatio de lo que hasta no hacía mucho había sido parte del mundo greco-romano y judeocristiano: el Mediterráneo ocupado por el Islam desde España a Palestina.Se podrían poner infinidad de ejemplos donde todo esto es bien evidente pero baste con señalar algún caso, como la arenga de Luís Portocarrero (cuñado del Gran Capitán Fernández de Córdoba) en la defensa de la ciudad de Alhama, a punto de sucumbir al cerco de los muslimes (1483): "Avéis demostrado fasta aquí devoçión y esfueço en la defensa destos muros" y "vençidos ya de flaqueza ¿por qué lugar os parece que podemos salir para salvar la vida?". "Si solo por miedo desamparásemos estos muros con razón seríamos llamados homes livianos que a todo se ofrecen sin deliberación y se retraen sin vergüenza queriendo antes la afrenta" que morir "faciendo nuestro dever" "dando buena cuenta a Dios de nuestras ánimas". "¿Qué, pues, falleçe aquí salvo esfuerço de buenos homes y devoción de buenos cristianos para pelear en defensa de nuestra Fe y de nuestra Ley? "Vos aseguro que devemos morir defendiendo Alhama, y no vivir cautivos de los moros", "devemos tener firme esperanza que ni Dios desamparará a su pueblo, ni nuestro rey olvidará a su gente".Nosotros somos herederos de esto, es lo que nos hace ser occidentales y nos conforma como Occidente. Un único bloque de civilización, una unilateralidad. Burke lo tenía muy claro. Entendía Europa como una gran comunidad de naciones con una herencia moral y jurídica común. Herencia que no es otra que los principios de la libertad individual con moral y responsabilidad, fundamentado todo ello en el Imperio de la Ley y en los valores cristianos. Y estos principios son el cimiento de las Instituciones Civiles.Por eso creo que es reversible el camino de pugna que la Unión Europea lleva contra los Estados Unidos desde que este decidió intervenir en Irak. Creo que es posible transformar la mentalidad cesionsita y multicultural, tan dominante actualmente en Europa, por otra de firmeza en la defensa de nuestros valores y principios. Creo que es posible reconstruir la mentalidad de que Occidente forma un único bloque, una unilateralidad. El reto que los europeos tenemos por delante no es sólo ayudar a los Estados Unidos a propagar los principios liberales y cristianos en la Umma sino también, y principalmente, irradiarlos en nuestra propia Tierra de Europa.   Publicado en American Review por Antonio R. Peña Izquierdo
11-05-2006
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres